lunes, 19 de septiembre de 2011

INCIPIT

El comienzo del relato o punto de ataque

Incipit es una palabra que deriva del latín incipio: empezar. Designa el punto en que el mundo real del lector o espectador se sumerge en el mundo posible del texto, ya sea éste ficcional o de no ficción. Dependiendo del medio de expresión ese punto puede estar marcado por las primeras palabras o frases de una novela, por la primera escena de una obra de teatro, por las primeras imágenes audiovisuales de una película, por los primeros compases de una música. Es como abrir las tapas del libro para encontrarnos con las primeras palabras o como correr el telón del teatro para presenciar la primera escena de la representación.

El incipit de la Biblia es: “En el principio creó Dios el cielo y la tierra…”. Los cuentos comienzan por: “Erase una vez….” o “No ha mucho tiempo…". Las primeras palabras de David Copperfield son: “Al iniciar el relato de mi vida con el principio de mi vida debo hacer constar que nací…”. La Regenta empieza por: “La heroica ciudad dormía la siesta." En Crónica de una muerte anunciada se lee: “El día que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5´30 de la madrugada para esperar el buque en que llegaba el obispo”. La Divina Comedia comienza por los versos: "En medio del camino de la vida / me encontré en una selva oscura / porque la recta vía había perdido." Albert Camus abre El Extranjero escribiendo: "Hoy ha muerto mamá. O quizá ayer. No lo sé". El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry, se abre con las palabras: "Cuando yo tenía seis años vi en un libro sobre la selva virgen que se titulaba Historias vividas, una magnífica lámina. Representaba una serpiente boa que se tragaba a una fiera.”

Con estas primeras palabras se fija, por un lado, el lugar, el tiempo y el personaje principal de la historia y, por otro lado, el tono y la personalidad del relato, su género y su estilo, esto es, el autor sitúa la ficción, fija sus estrategias narrativas y, con todo ello, trata de enganchar al lector o espectador. En la Metamorfosis, un relato existencial en clave de baja fantasía, Kafka dice: "Esa mañana, después de una noche de sueños intranquilos, Gregorio Samsa comprendió que se había convertido en un enorme insecto". Gabriel García Márquez comienza Cien años de soledad, perteneciente al realismo mágico, con la frase: "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo".

En el caso de la obra audiovisual nosotros hemos hablado de “punto de ataque” para designar lo que desde la teoría literaria se llama el incipit. Es decir, el punto de ataque es la escena o primeros planos que dan comienzo a una película, una serie u otro programa audiovisual: sus primeras imágenes plásticas y sonoras. Como hemos comentado en el post “in media res”, ese comienzo puede corresponder a: 1) los títulos de crédito (cuyo contenido en su forma más austera comunican, como poco, el tono y el estilo del relato); 2) la situación inicial (que presenta al protagonista en su espacio y su tiempo); 3) el incidente desencadénate (un suceso de carencia, fechoría, alejamiento, etc., que fija una meta en el protagonista); 4) si se rompe el orden cronológico, un punto de la acción perteneciente al pasado o al futuro; y 5) una cita, una dedicatoria, una referencia, una advertencia... Se discute si las altenativas 1 y 5 forman parte del incipit. Depende de los casos. Pero, desde luego, cabe la posibilidad de que en ellos esté el comienzo del relato o la posibilidad de nos den la clave de su interpretación, como sucede en Pulp Fiction.
Por otro lado, en el caso de los créditos, pueden narrarse varias cosas a la vez. Los nombres de los profesionales van superpuestos sobre unas imágenes que corresponden a la situación inicial, al incidente desencadenante o al suceso desplazado o bien se dan dos o tres créditos (la compañía, el director…) y luego se pasa a la “acción”.
Naturalmente, cada una de estas opciones traza un marco más claro o un tránsito más suave entre la vida y el texto. Así, dar los créditos por sí solos, es como si nos obligasen a leer la portada y contraportada de una novela o el programa de mano de una representación. Son el marco que, como la moldura de un  cuadro, contienen el texto y ciertas claves para entenderlo, pero todavía el relato propiamente dicho no ha comenzado. Cada vez más se impone el incipit o punto de ataque que golpea al espectador con una acción fuerte, algo que, en relación con las series, los americanos llaman "teaser". Luego se colocan los créditos.


8 comentarios:

  1. Está claro que la secuencia inicial de una película tiene una importancia vital, que se agranda incluso en el caso de una serie televisiva, aunque de la misma forma sucede con las primeras líneas de un libro...Independientemente del formato, lo que nunca varía es el tiempo que el cerebro de una persona mantiene su antención al 100% ante un estímulo visual: total durante los primeros minutos, alta de los 10 a los 30 primeros minutos. Lo que pase después, depende de cómo lo hayamos contado y cuánta capacidad de enganche tenga nuestro relato. Por eso también a menudo resultan los minutos más difíciles e intensos de rodar. Porque hay que aportar gran cantidad de información de forma muy condensada, y siempre es difícil sintetizar.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, los primeros planos o segundos de una película sirven para decirle al espectador qué puede esperar de las próximas dos horas. Ahora bien, a esas cuatro opciones de lo que podría considerarse un “punto de arranque” yo añadiría una quinta categoría, aunque sea un poco ortodoxa: el piloto de una serie. La mayoría de las veces, el presupuesto de los primeros episodios duplica o triplica los gastos del resto de capítulos de la temporada. Es una declaración de intenciones por parte de los creadores que quieren y deben enganchar a la audiencia desde el minuto uno. La necesidad de tener espectadores fieles la semana siguiente les lleva a desembolsar grandes cantidades de dinero en un único capítulo. En muchas ocasiones, ese nivel de espectacularización no se vuelve a alcanzar en las siguientes entregas y de alguna forma el público puede llegar a sentirse engañado.

    En su momento, el piloto de “Perdidos” fue el más caro de la historia de la televisión. Mientras que el gasto por capítulo se estableció alrededor de los 4 millones de dólares, el piloto llegó a costar 14 millones.
    El de “Broadwalk Empire” elevó la cifra hasta 18, el de “Terranova” a 20 y en la nada despreciable cifra de 10 millones están los pilotos de “Juego de tronos”, “Fringe” y “Pan Am”.

    En conclusión: arranques con esfuerzos presupuestarios brutales para que el espectador quede prendado con el primer capítulo. Ahora la duda es si basta con ser brillante solo al principio…

    ResponderEliminar
  3. Los primeros minutos de una película o una serie son los más importantes y los que más trabajo llevan.
    En ellos se debe presentar el tema de la serie o película, el estilo, cómo será la serie … y aportar la mayor información posible.
    Sin duda esos minutos iniciales deben enganchar al espectador, deben ser impactantes, para que éste siga viendo la serie o película y decida seguir la historia que se le presenta.
    En el caso de las series, normalmente, se realiza un capítulo piloto, dónde se invierte la mayor parte del dinero. Realizan un episodio espectacular, dónde presentan la historia que se va a contar a lo largo de la serie, y este episodio sirve para que el público se enganche y siga la serie. Se debe sintetizar la información más relevante en un solo episodio y explicar todo lo fundamental para que el espectador pueda seguir la serie. El episodio piloto siempre es más caro que el resto de episodios para atraer al mayor número de espectadores fieles que sigan la serie semana tras semana.

    Punto de partida de una serie dónde se decidirá si el espectador quiere introducirse en el mundo narrado, o por el contrario, no le gusta la historia, no la encontrará creíble y no la seguirá.

    Por ejemplo, hubo muchos comentarios sobre que el episodio piloto de "Perdidos" fue uno de los más caros de la historia. El modo de presentar la historia,el estilo de la serie, gustó a los espectadores, y la mayoría, permaneció fiel hasta el final de la serie.

    ResponderEliminar
  4. Definitivamente es clave el INCIPIT de una película o una serie. Es el vehiculo que te lleva hasta el final de una pieza, si no te enganchas con el principio creo que es muy dificil que lo hagas más adelante. He sabido quitar una pelicula porque los primeros minutos no me dicen nada y siguiendo lo que comentaron mis compañeras de los pilotos, he sabido NO seguir una serie porque el piloto simplemente no me funciona. Esa soy yo, que estudio y trabajo con audiovisuales y puedo ceder un poco más, que será del público normal que busca entretenimiento inmediato.
    Creo que para todos los directores y realizadores en el mundo, el lograr tener un buen INCIPIT, uno que atraiga, que envuelva, que explique y no revele mucho, uno que logre captar la atención del espectador....es un RETO...pero es uno que TODOS debemos tomar en esta industria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  5. Un puñetazo en forma de beso, un zarandeo en forma de reproche, una llamada de atención que no es más que una cadena de deja-vu, un reto que nos revela nuestros propios límites... En definitiva, un enigma, es lo que nos lleva a quedarnos prendados para siempre (los 90 minutos de una película o la temporada de una serie) en tan solo segundos. Se mezclan, por tanto, dos dimensiones incuestionables en una obra: la impresión y su persistencia.

    Una sola mirada es la que nos llama la atención de entre todas las que vemos por la calle. Solo un perfume nos embriaga de entre todos los que nos satura la pituitaria. Para el sentimiento estético que nos produce una obra audiovisual tenemos el mismo regímen subjetivo.

    Está claro que el INCIPIT debe ser un enigma, un reto, una pequeña revolución en medio de la tranquila rutina.

    http://www.youtube.com/watch?v=mVLJkIZvFlo

    ResponderEliminar
  6. En cuanto a las cabeceras u “openings” son la carta de presentación de las series de televisión, sirven para enganchar al espectador, para crear expectativas, presentar temas y personajes. Desde hace algunos años las productoras invierten parte de su presupuesto en cuidar todos los detalles: el ritmo del montaje, el estilo visual, la música y las tipografías. En mi opinión esta claro que es necesario hacer lo posible por atraer al público en un mundo audiovisual tan competitivo pero no debe caerse en el error de querer crear una obra de arte desde el punto de vista formal y dejar de lado el contenido. Me explico, hay cabeceras muy bien hechas pero que pueden llegar a confundir al espectador en el tema de la serie, por poner un ejemplo es como cuando vas a ver una película por el trailler y al salir de cine comentas que creías que se trataba de otra cosa. O como un anuncio muy bonito en la televisión que todo el mundo comenta pero nadie sabe que producto anuncia.

    ResponderEliminar
  7. El incipit marca pauta en la experiencia visual del espectador. La forma en que un relato nos invita a darle sentido con nuestra concentración y valoración, propone una predisposición, al tiempo. Es el primer estímulo que nos hace mantenernos allí dándole espacio al relato.

    Por eso las cabeceras no se limitan solo a ofrecer información sobre actores y autores sino que también comienza a abrir la puerta al mundo que caracteriza su historia, o bien, obvia esta primera función para enfocarse en la segunda. Si bien el incipit es solo la fracción de un más complejo conjunto, tiene la misión de fijar la atención, demostrar el potencial del relatoy su fuerza argumentativa.

    ResponderEliminar