jueves, 23 de junio de 2011

Por qué te dedicas a esto

 “¿Qué tres cosas te llevarías a una isla?” Con esta pregunta suelo empezar una de mis primeras clases. Es para los alumnos de Comunicación Audiovisual, Periodismo o Publicidad. Quiero que descubran por qué se han matriculado en esas carreras y, por lo tanto, por qué están allí, en el aula, delante de mí. Si les hago directamente la pregunta, “¿Por qué os habéis matriculado en esta especialidad?, ¿Por qué le vais a dedicar cuatro años de estudio y toda una vida de trabajo?,” la respuesta suele ser obvia: “Con algo hay que ganarse la vida”. Luego añaden: “Es una cuestión de vocación. De trabajar en lo que a uno le gusta”. Aquí es donde les quiero llevar y les pregunto: “¿En qué reside el gusto de trabajar en una productora, un periódico o una agencia? ¿Acaso no hay que madrugar, perder una hora diaria en medios de transporte, soportar al jefe y cobrar, con suerte, mil euros?” Las respuestas suelen muy diversas: generalidades (“Sí, pero es un trabajo bonito”), reflexiones más atinadas (“Puedo desarrollar mi lado creativo”), afirmaciones solmenes un tanto inquietantes (“Quiero impresionar a la gente”) y  respuestas del tipo: “Te relacionas con gente importante”. Pues bien, para que entiendan, de verdad, cuál es la razón por la que, en efecto, vale la pena dedicar toda una vida a la creación de productos audiovisuales en forma de relatos de ficción, piezas informativas o anuncios, les digo: “¿Qué tres cosas os llevarías a una isla? Escribidlo en un papel.”
Hay alumnos que enseguida comienzas a escribir. Otros, y sobre todo en los últimos años, preguntan: “¿Pero hay luz en la isla? ¿Puedo llevar el portátil o el móvil?” También me dicen: “¿Los animales son cosas? ¿Puedo ir con mi perro?”. Tengo que aclarar que son náufragos en una isla y recordarles quién era Robinson Crusoe y cómo de su situación surge la pregunta retórica que les planteo. “Si fueseis Robinson, ¿qué tres objetos os gustaría que os devolviese el mar?” Los alumnos que ven el reality La isla de los famosos ponen  un cuchillo multiusos, anzuelos, cerillas y cosas por el estilo. Todo lo que ayuda a la supervivencia, digamos, material. Pero en casi ninguna lista falta un libro de ficción y otros ponen, además, cosas como: mi guitarra, un cuaderno para escribir o mi álbum de fotos.
 Cuando analizamos la lista en la pizarra, el resultado, casi invariable año tras año, es que el 50% de los objetos tienen que ver con la supervivencia material (la navaja, por ejemplo) y el otro 50% con la supervivencia espiritual (el libro). Confían que, con la navaja, la isla les proporcionará cuanto necesiten para alimentarse, vestirse y protegerse de los peligros. Pero, pese a su sensibilidad por la ecología, no creen que la belleza de la isla les reconforte. Entienden (sin que en la pregunta esté implícito) que la isla es una especie de cárcel y que leer, escribir, tocar la guitarra o dibujar les servirá no solo para matar el tiempo de una forma agradable sino también para impedir que se vuelvan locos o realicen alguna locura, como el suicidio.
Pues bien, concluyo la clase, en todas las sociedades hay personas que se dedican a facilitar a los demás la supervivencia material (agricultores, sastres, albañiles, ingenieros…) y otros que se ocupan de producir el “alimento espiritual” (actores, músicos, escritores, directores de cine, periodistas, publicistas…). Lo que ellos llamaban “vocación” es una especie de inclinación natural que sienten hacia la producción de bienes “estéticos”. Hacer un anuncio que venda, pero que se lleve un León de Cannes. Dar el primero una noticia, pero que esa notica sea también una pieza literaria. Colgar un corto en You Tube y ver como se multiplican los “Me gusta” y se propaga por la red como un virus. Todas ellas son formas de alimentar el espíritu de las personas. Es más, cuanto más garantizada tiene una sociedad la supervivencia material, más demanda existe de lo “inmaterial”. Por lo cual es lógico que todos ellos tengan mucho trabajo cuando se licencien. Aquí, claro, creen que hablo en broma y se ríen.

46 comentarios:

  1. La pasión es en mi opinión, por lo que me dedico a esto. Sin pasión no hay nada. Es esa pasión a la que aquí se le llama espíritu, y que hay que alimentar. Llevando el ejemplo al terreno audiovisual pensaría en Naufrago, y al igual que el protagonista saciaría ese espíritu con dos cocos a los que detrás de una palmera daría vida. Pero yo si me dieran a elegir el anzuelo, la navaja y los antibióticos me los llevo. ; ) Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dedico al audiovisual no porque busque inmortalidad, al meno no conscientemente. Tampoco quiero hacerme rico, ya me convencí de lo difícil que es. Me dedico al audiovisual porque hay un mundo de ideas dentro de mi que pide a gritos ser proyectadas a la realidad. Pero no solo en el audiovisual sino que también en la música, otra de mis pasiones. Y si no pudiera por medio de estos lo haría por medio de cualquier otro medio artístico que me lo permitiera. Para mi lo mas importante es que tengo mucho para decir.
      A la isla me llevaría, si es por unos meses: mi guitarra, el cuchillo y unos cuantos libros. Si fuera para siempre, no me llevaría nada.

      Eliminar
  2. Para empezar me gustaría que el mar me devolviera una maleta hermeticamente cerrada, con un cuaderno de notas seco, bolígrado incluido, para tomarlo en forma de diario, una cámara de fotos con muchos carretes(digital no porque no podría cargarla) y medicamentos para subsistir..creo que con estos objetos cubriría mis necesidades y se me pasaría la espera del rescate mas amena y en el caso de que fuera rescatada podría contar gráficamente lo que hubiera pasado en ese lugar, y es por eso por lo que elegí esta carrera, para que me enseñaran a pensar como un comunicador y poder transmitir la realidad que me ha tocado vivir.

    ResponderEliminar
  3. Desde mi punto de vista y después de estar 3 años cursando Comunicación, creo que estoy acá por que realmente me gusta el comportamiento de la sociedad y ¿Qué mejor forma de llegar a ella? Podemos informarle, conocerla, analizar e inclusive persuadirla o interpretarla.
    Me gustaría que el mar me devolviera, un bolígrafo, un cuaderno para tomar apuntes y un libro, con esto buscaría distraerme y escribiría mis vivencia, comportamientos y sentimientos que allá experimentaría.

    ResponderEliminar
  4. la razón por la que me dedico a esto, es porque desde hace varios años practico un deporte que hace que mi forma de vida esté relacionada con los medios audiovisuales. Me gusta el hecho de poder comunicar o mostrar lo que haces mediante un medio comunicativo. Si tuviera que elegeir tres cosas creo que llevaría unas semillas de algún alimento para plantarlas, algún medicamento por si acaso y un saco para dormir.

    ResponderEliminar
  5. En mi opinión cuando salimos de la carrera es como si nos quedáramos en una isla desierta, solo ante un inmenso mundo. Me dedico a esto porque me gusta este mundo por muy manipulador que sea. La verdad que no sé lo que me llevaría a una isla desierta, todo es perecedero, al final te queda lo que encuentres o te dé la isla en la que estás.

    ResponderEliminar
  6. Cada persona elige su oficio en función de sus necesidades. En una isla desierta, tienes la necesidad de sobrevivir, y tiras de tu imaginación, de tu espiritualidad para arreglartelas y crear un futuro que te llene. En el trabajo como en la vida, queremos sobrevivir, y queremos hacerlo con la mayor ayuda posible. Si hemos decidido estudiar comunicacion audiovisual, es porque queremos crear un futuro con las herramientas con las que estudiamos. Si elegimos llevarnos a una isla desierta una navaja, una caña de pescar y algo para hacer fuego, nos aseguramos una supervivencia en el futuro y la creatividad se alimenta de ello.

    ResponderEliminar
  7. La necesidad de sobrevivir me llevaría a ser practico y me gustaría que el anzuelo, la navaja y los medicamentos se vinieran conmigo.Gracias a ellos mi mente se mantendría ocupada en labores de supervivencia y me ayudarían a separarme de carga psicológica que trae consigo la soledad y el desamparo. Estas herramientas que para esta situación considero vitales y de primera necesidad son equiparables al trabajo que he de conseguir si quiero vivir dignamente. No nos podemos quedar parados esperando que el mar nos devuelva algo que nos ayude a sobrevivir , como tampoco podemos esperar que el trabajo nos venga a buscar a casa. Lo que hacemos ahora es aprender, generar experiencia gracias a unos padres, que nos han puesto al alcance las herramientas básicas para lograrlo. A partir de aquí, tanto en la isla, como en la sociedad actual depende de nosotros. Elegí estudiar comunicación audiovisual porque me gustan demasiado las herramientas con las que se trabaja, la profesión, el "mundillo"... al igual que el naufrago espero que me sirvan no solo para sobrevivir, sino para vivir dignamente, haciendo lo que me gusta.

    ResponderEliminar
  8. En el mundo laboral audiovisual podemos encontrar casos de todo tipo: gente que trabaja en esto por suerte, por casualidad, por intrusismo laboral, por enchufe (también hay que decirlo), y afortunadamente, existen personas que están ahí por verdadera y auténtica vocación. Lo que está claro es que trabajamos para el entretenimiento de los demás: les contamos historias, les hacemos reflexionar, les mostramos belleza o fealdad a través de nuestra pantalla, y ponemos todo nuestro esfuerzo en el disfrute de la obra. A veces, con mucha suerte, las mentes de nuestros espectadores han sentido algo cuando vuelven a encenderse las luces de la sala. Pero creo que para lograr que esto ocurra, debemos transmitir, además de hacerlo de forma bella, atractiva y entretenida, un mensaje que nos haga reflexionar, que haga que la obra más allá. Por eso creo que las mejores obras audiovisuales o de otras artes, las obras mas emblemáticas, más premiadas, y más recordadas, siempre llevan detrás dos cosas: la completa pasión y dedicación de una o varias personas, y un claro mensaje que dichas personas nos quieren transmitir.

    ResponderEliminar
  9. En mi opinión, elegimos una carrera en función de nuestras inquietudes y nuestras pasiones. He elegido comunicación audiovisual porque te da la oportunidad de transformar tu creatividad en productos que van destinados a un público, semejante o totalmente diferente a ti. Transmitir tus ideas de una forma u otra y darlas a conocer.
    Si me tuviera que ir a una isla desierta, elegiría una liberta con un bolígrafo para ir apuntando todas las experiencias que fuera viviendo para luego poder contárselo al resto de la gente, una navaja y medicamentos para sobrevivir y después poder tener la oportunidad de transformar todo lo vivido en productos audiovisuales u de otro tipo para mostrárselo al resto de la gente.

    ResponderEliminar
  10. Me dedico a esto, en resumen, por una iniciativa, que ya se va tornando un tanto inoxidable, de aportar sentidos significativos al mundo, o al menos a alguna muestra de este. Conmover un poco a la emoción o proponer un poco al pensamiento del público que acoja el relato y su propuesta conceptual. Aportar de algún modo a la trascendencia, en lo cotidiano. Ciertamente, resulta alentadora esta noción de que "cuanto más garantizada tiene una sociedad la supervivencia material, más demanda existe de lo “inmaterial”." Porque así estos esfuerzos e iniciativas , continuarán teniendo, o bien, encontrando nuevo sentido.

    Penélope Adames O.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta crear, inventar, pensar fuera de la caja, innovar,contar historias, identificarme con la gente y que la gente se identifique conmigo, pero lo que realmente me apasiona es poder tocar a las personas con lo que hago, lograr algo en ellos, un momento, una sonrisa, una lagrima, sobre todo en momentos estos de crisis global que el cine y la tv son de las pocas cosas que quizas te puedan apartar de la cruda realidad aunque sea por un momento. Me gusta saber que puedo sembrar algo en las personas que pueda dar fruto, y mi deseo es que sea uno bueno. La verdad es que no me veo trabajando detras de un escritorio haciendo trabajos con muchos numeritos y asuntos rutinarios. TODO menos la monotonía. Me gusta moverme hacer lo que no hice ayer, ser lider hoy y mañana seguir ordenes...En fin ojala encuentre trabajo con estas caracteristicas y no pasar hambre! Pero bueno, como dijo un profesor recientemente " Los medios podrán dejar de existir, pero siempre habrán historias que contar"....yo quiero ser de esas que cuentan historias.

    ResponderEliminar
  12. El artista debe convertirse en un ser eminentemente revolucionario. No se entiende un producto de ficción sin un contenido éticamente subversivo o incendiario. Un creativo nunca debería dejar que su público caliente el sitio sin más. "Robinson Crusoe" es un ejemplo de ello. O "Los Tres Mosqueteros". O "The Wire". Todo es folletín o experimentación formal, pero para que pasen a formar parte de nuestra lista que llevar a una isla desierta, debe retarnos, sacudirnos, despertarnos como individuos con conciencia.

    Los oniromantes que jugaban con el mito antes de que la ciencia se convirtiera en el nuevo sistema de creencias, no solo describían el mundo con sus obras. Se dedicaban a abrir ojos y mentes, a dar espadazos y zarandeos a través del entrechocar del verso poético. Por eso es tan bonito dedicarse a esto, a pesar de que muchas veces la incertidumbre nos alcance, por trabajar con materia prima intangible.

    ResponderEliminar
  13. No sé si en un post donde se nombra a Robinson Crusoe se considerará una blasfemia hablar de la película "Naúfrago" pero creo que tiene algo que ver con esto de por qué estudiamos lo que estudiamos. El personaje de Tom Hanks, Chuck, se encuentra solo en una isla desierta y la necesidad que siente de comunicarse, de hablar, de compartir, le lleva a hacer de un simple balón con una mancha de sangre su mejor amigo. Esa pelota acaba teniendo nombre y cara, vida. Y cuando se pierde por el océano (perdón por el spoiler) el espectador llora como llora Chuck porque también se ha creído la "animación" de la pelota.

    Pues bien, creo que no es descabellado plantear la idea de que somos islas desiertas que buscan comunicarse. Como seres sociales sentimos ese impulso de expresarnos y como ¿futuros artistas? la necesidad de hacerlo bajo una forma concreta: ya sea una fotofrafía, un cuadro, una sucesión de fotogramas o un libro. Algunos compondrán su obra pensando en quien la va a ver (¿se imaginan una sala de cine llenas de balones Wilson?), otros lo harán para ellos mismos, los más pensando en una forma de negocio... Sonará abstracto e incluso pedante pero, sea cual sea el fin y los medios, rebuscando creo que en todos los casos encontraremos que el primer paso se valió de ese impulso por narrar y emocionar.

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que sé muy bien cómo he llegado hasta aquí, y sé que solo quiero mirar hacia delante. Me labré mi camino haciendo elecciones, algunas fueron acertadas y otras no lo fueron tanto, pero todas ellas me condujeron a uno de los pocos lugares donde sí encontraba vocaciones. La mía no es una vocación infantil, ya que cuando era niña pensaba que los comunicadores y las personas de detrás de las cámaras eran seres tan mitológicos como los unicornios. Ahora que estoy en este mundo, no volvería atrás porque vivo enganchada la dinámica de contar historias, de crear otros mundos y conocer otros seres. No aspiro a cambiar mundo, pero sí a muchas personas que lo habitan…
    A mi isla desierta me llevaría un papel, un boli y muchas botellas para enviar mensajes y contar historias. Una cosa es estar sola y otra tener la certeza de que lo estás.

    ResponderEliminar
  15. A mí, sin duda, la pasión por este mundillo me viene de familia. Mi padre es videoaficionado. De niño recuerdo que a todas las reuniones familiares y demás eventos de interés, él se llevaba su tomavistas. Algunos años más tarde, entró en casa una Sony Handycam Video8, con su correspondiente aparato de vídeo VHS. El vídeo de la Noche Buena del 94 me lo debí de ver en torno a unas 30 veces.

    Pero la cosa no se queda ahí. A mi hermano también le picaba el gusanillo del audiovisual, solo que él lo tiraba más por su vertiente informativa. Cuando tenía 16 años -y, por lo tanto, yo recién cumplía mis 8- empezó a colaborar desinteresadamente con la televisión local de Lugo, por aquel entonces todavía en ciernes. Presentaba un magacine los viernes por la noche, así que ese mismo día por la tarde, mi padre y yo lo acompañábamos a plató y allí nos quedábamos hasta que aquello cerrase. Yo me movía a mis anchas por la televisión y me daban cintas para que las llevara al punto, para luego emitir. Mi padre, mientras, también estaba por allí, y cuando algún operador no iba a "trabajar" operaba él.

    Yo creo que para esto de contar historia se nace, pero como veis, por lo que acabo de contar, parece que también se hace.

    ResponderEliminar
  16. Me desperté un día (un año antes de finalizar mis estudios de grado) con la incógnita en mi cabeza de qué tan feliz sería siendo arquitecta, labor que desde pequeña quería realizar el resto de mi vida. Duré varias semanas pensando en aquello, hasta que llegué a la conclusión de que quería estudiar producción audiovisual. No era una desicion fácil, pero toda mi vida había desempeñado la función de productora, aunque no había caído en cuenta en ello.

    Desde niña producía pequeños proyectos caseros de videos, informativos, películas... Me sentaba en la mesa de mi casa, siendo a penas una nena y hacía toda una planificación de lo que, junto a mis hermanos y primos, grabaríamos más adelante.

    ResponderEliminar
  17. Continuación del comentario anterior.

    Esos momentos me hacían muy feliz. En mi juventud, siempre me vi involucrada en proyectos de este tipo. Así que sin ninguna duda, antes de iniciar la universidad, tenía claro a lo que debía dedicarme, producir.

    Ha sido una de las decisiones mas difíciles, pero más sensatas de mi vida. Ya llevo cinco años trabajando profesionalmente en este mundo y cada día confirmo más que es algo que amo, que me alegra hacer y que le da n sentido diferente a mi vida.

    ResponderEliminar
  18. ¿Por qué me quiero dedicar a esto?

    Supongo que mi respuesta varía dependiendo del día que me preguntes; si me hubieras preguntado hace 5 años, cuando estudiaba publicidad, por qué quería hacer spots, te habría dicho que adoro la creatividad y el reto intelectual que supone darle una vuelta de tuerca a fórmulas más que exploradas; si me hubieras preguntado hace 3 años, te habría contestado que quiero hacer películas, superproducciones que sean vistas en todo el mundo; si me hubieras preguntado el año pasado, te habría contestado que quiero hacer videoarte, porque valoro ante todo la belleza y la autoría, sin sometimiento alguno a los cánones que dicte la industria.

    Si me preguntas ahora, te diré que quiero denunciar cuanto me parece injusto, que quiero aportar mi granito de arena para cambiar el mundo; pero soy consciente de que esta respuesta, como yo misma, es voluble, que mañana no responderé lo mismo.

    Si ahondara en mis respuestas, llegaría al denominador común: quiero transmitir. Desde niña probé con diferentes disciplinas: pintura, escultura, literatura, música, fotografía... y creo que el video es lo único que sacia mis inquietudes artísticas y comunicativas; el video aúna todas las anteriores y me brinda mayores posibilidades.

    Quiero dedicarme a esto porque soy consciente de lo efímero de mi persona, y pretendo hacer algo en el tiempo que tengo que sea recordado, o, al menos, que sea visto, que llegue a la gente.

    ¿Por qué me quiero dedicar a esto? ¿Por qué respiro? ¿Por qué la Tierra sigue girando cada día?

    ¿Por qué me quiero dedicar a esto? Porque no sé hacer otra cosa, porque cada vídeo que hago, soy yo.

    ResponderEliminar
  19. Me quiero dedicar a esto para provocar, ilusionar, divertir, entretener, sugerir, emocionar, cambiar, proponer, evadir y apasionar a la gente, independientemente de su cultura, del mismo modo que tantas películas me han provocado, ilusionado, divertido, entretenido, sugerido, emocionado, cambiado, propuesto, evadido y apasionado independientemente del lugar de donde procedían.

    La comida y la bebida te pueden mantener vivo unos cuantos años. Escribir una historia que provoque, ilusione, divierta, entretenga, sugiera, emocione, cambie, proponga, evada y apasione, te puede mantener vivo para siempre!

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. Creo que estudiamos esta carrera porque más que expresar ideas y emociones, permite que nuestras ideas sean escuchadas, que el mundo sepa que existimos, es un ego que juega a manipular, comunicar o simplemente contar.

    No sé que me llevaria a un isla, quizas un buen libro o un lapiz y una libreta. Lo que jamás me permitiria perder seria la libertad de crear e imaginar. El deseo de explorar y descubir cosas nuevas, creo que esa seria la mejor herramienta que me podria llevar.

    ResponderEliminar
  22. ¿Por que me dedico a esto?
    En mi caso, la chispa por la creación audiovisual fue surgiendo poco a poco. Entre estudiar música y publicidad, me fui envolviendo en el ambiente con personas que trabajaban, y cada vez mas fue despertando en mí el interes.
    Me sorprende cada dia mas la fuerza comunicativa que puede tener un relato audiovisual, y la manera que incide en el receptor.
    Otra cosa que me apasiona es ver que no existen fronteras, de tal modo que tu mensaje puede llegar a cualquier lado. De hecho, hace un par de meses subí unos videos a Youtube, y viendo las estadísticas, y los países que los han visto, me asombro:

    https://fbcdn-sphotos-d-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash3/541060_10151501251982464_1540001010_n.jpg

    https://fbcdn-sphotos-b-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash3/543843_10151497200432464_612101569_n.jpg

    Paradójicamente, vengo de una isla, me dejé la guitarra y todavia me lamento de haberlo hecho.

    ResponderEliminar
  23. Me dedico a esto por la misma razón que sé que no es lo mismo sobrevivir que vivir.

    El mundo audiovisual encierra una incuestionable magia. En su narrativa se vierten una imaginación que nada envidia al del mejor ilusionista. Desde pequeño siempre sentí debilidad por todo aquello que fuera audiovisual, conocerlo siempre ha sido una meta y trabajar en ello lo considero un sueño.

    Las imágenes, el sonido, la candencia del ritmo... nuevas formas de expresar, de transmitir sentimientos, de crear estados anímicos y de entretener creando para ello un idioma universal y, como con todos, buscar la forma de perfeccionar gramática, ortografía y caligrafía.

    Me dedico a esto pues me apasiona esta vida, y la diferencia entre vivir y sobrevivir no es el hedonismo propio, más si la pasión con la que camines. Con suficiente fuerza se puede llenar de butacas incluso una isla desierta.

    ResponderEliminar
  24. Los padres enseñan muchas cosas, yo una de las que más valoro es que antes de saber leer, escribir o casi andar, mi padre me enseñara a poner el vídeo de casa para no despertarlo todos los días a las seis de la mañana y pedirle que me pusiera la Cinicienta. Dos veces a este botón, dos a este, ahora metes la cinta y al triangulito.
    Devoraba películas y sigo haciéndolo, es lo que más me gusta hacer. Pierdes la noción del tiempo, aprendes, reflexionas ante temas que jamás por propia voluntad lo habrías hecho. Las películas te hacen ver partes del mundo que no están a tu alcance. Saber opiniones de otros sin moverte del sofá, sentir su punto de vista y casi casi, vivirlo.
    Y por eso quiero y dedico mi vida a ello, por admiración a los señores que me hacen tener esas sensaciones, por querer ser como ellos y marcar la diferencia escondiendo en cada imagen o cada sonido algo detrás que me defina o marque mi punto de vista.
    Hay que vivir la vida como en una película, así que hay que hacer películas que la gente quiera vivir.

    ResponderEliminar
  25. Empecé periodismo con la idea de mostrar la verdad más objetiva al mundo (sí, era ingenua) y, supongo que me dí cuenta de que las noticias indignan, enfurecen, pero se pierden en la obsesión por la actualidad. Y me dí cuenta de algo que había hecho desde pequeña: escribir historias. Siempre quise contar historias. Es así de sencillo. Incluso, en una isla desierta, me montaría las mías propias (aunque acabara contándolas a los animales o tallándolas en cualquier árbol). Creo que el ser humano tiene el cerebro demasiado desarrollado cómo para limitarse a sus necesidades básicas. Tenemos la capacidad de crear, de soñar, de inventar, de imaginar y me da igual si se plasma en una novela o en una película. Quiero contar historias que lleguen a alguien, que emocionen a alguien igual que a mí me las han contado. Y si no lo consigo, al menos podré contármelas a mi misma en esa isla desierta. Al fin y al cabo, creo que la imaginación es una de las pocas cosas que nos mantiene cuerdos y vivos.

    ResponderEliminar
  26. Sin duda esa misma pregunta me la he hecho a lo largo de los años y siempre llego a la misma conclusión: Soy una idealista a la cual el mundo audiovisual la hace feliz. No solo es cuestión de que potencias tu creatividad, es ese placer que sientes al explorar mundos alternos fantasiosos o no, al vivir historias maravillosamente construidas o relatadas. Yo no elegí dedicarme al mundo audiovisual, pero de una manera u otra, desde niña siempre estuve interesada (prácticamente obsesionada) con él.

    En fin me dedico a esto, porque se me pasan las horas y no me da hambre, no pido 5 mins más al levantarme, hablo en lenguaje de planos y respiro el sueño de contar más allá de lo estipulado, aquello que nos golpea con fuerza (por habernos olvidado de ella, de la historia) tantas veces.

    Joys Santos.

    ResponderEliminar
  27. Esta es una pregunta realmente difícil, no creo que pueda explicar con palabras lo que realmente me ha motivado a empezar este camino. Pero si que estoy de acuerdo con el comentario de mi compañera Aixa, cuando dice que depende del momento en la que la pregunta se plantea.

    Si hago una comparación de mi primer año de universidad y este año en el master tendría una curva bastante rara en una gráfica. Mis puntos de vista han cambiado, así como mis motivaciones y mis sueños relacionados con la profesión. He empezado muy motivada y ahora después de casi 5 años mis prioridades han cambiado y el mundo audiovisual ya no está en cabeza de mi lista.

    Aunque si puedo decir que lo que me ha motivado al principio y lo que me mantiene en esta realidad es la belleza de contar historias, no mi historia, sino las que me gustarían ver pasar. La idea del mundo paralelo creado por uno mismo que le ofrece posibilidades y sentimientos difíciles de encontrar en el mundo real es fascinante.


    Raianne Ferreira Senna

    ResponderEliminar
  28. Si me preguntan cómo me gustaría pasar una tarde, entre mis planes favoritos, aunque a veces dé reparo reconocerlo, sería pasar una tarde en el FNAC. ¿Por qué? Porque puedo pasar horas y horas en la sección de libros, hojeando libros, leyendo las reseñas, mirando portadas, empapándome de los nombres de los autores. Y lo mismo con la sección de cine y música. No me importa salir de allí sin haber comprado nada. Porque he disfrutado con esos personajes inolvidables, esas historias inquietantes, que consiguen abstraerme de todo y que el tiempo pase sin que me dé cuenta.
    Adoro leer, ir al cine, escribir, viajar y escuchar historias de todo tipo. ¿Qué mejor que hacer de tus hobbies tu profesión? Siempre he creído que si algo se hace con pasión, se hace mejor. Pues me dedico a esto porque quiero hacer de mi profesión, mi vida. Yo también quiero que la gente se vea reflejada en mis personajes, que disfrute con mis historias y que de algo les pueda servir en su vida personal.

    Sandra Martínez Tarancón

    ResponderEliminar
  29. En un principio no sabía lo que era la Comunicación Audiovisual ni hasta donde podía llegar. Pero ahora ya puedo decir que he conseguido hacer de mi hobie mi profesión. Me encanta escuchar historias que han hecho que me olvide de la realidad por unos instantes y descubrir personajes con los que empatizo y aunque sólo sea por un momento parece que me comprenden. Por eso quiero ser capaz de emocionar a aquellas personas que parecían apáticas y sacar una sonrisa a todo aquel que hace mucho que no sabe lo que es la alegría. Y que algún día sean mis propias historias aquellas que ayuden a muchos.

    Joana González

    ResponderEliminar
  30. Un día tome la gran decisión de mi vida, determine que este mundo era el camino que quería recoger, aunque eso implicara dificultades, penurias y algunas decepciones. Cada persona tiene que determinar en algún instante de su vida el resto de lo que queda de ella y yo la tome hace años porque es mi pasión y lo que me inspira, así sea un camino que me lleve a una isla desierta y desolada donde tenga que sobrevivir como un pobre naufrago.

    Casilda Avelino Guante

    ResponderEliminar
  31. Las preguntas ¿por qué os habéis matriculado en esta especialidad? y ¿por qué le vais a dedicar cuatro años de estudio y toda una vida de trabajo? pueden resultar algo molestas en un principio, porque nos obligan a pensar y a encontrar un porqué que nos convenza. Como suele ocurrir tantas veces, uno ni siquiera dedicó más de dos minutos a sopesar los motivos de su elección. Yo misma comencé la carrera de Comunicación Audiovisual algo indecisa. Sí, me apasionaba contar historias. Lo he hecho desde pequeña: escribir aquello que me sucedía incluyendo nuevos personajes, mis sueños, vivencias, etc. Del mismo modo rodaba cortos con mis hermanos (uno de ellos se dedica al mundo de la comunicación y el otro al del diseño) y aprendí de mi padre a ver y a entender el buen cine. Empecé la carrera y disfruté cada uno de los años como una enana... Por eso estoy convencida de que si me hubiesen preguntado al comenzar la carrera: ¿qué tres cosas te llevarías a una isla?, no hubiese sabido contestar, pero sí me hubiese servido para empezar a pensar porqué hago lo que hago. Es importante que sepamos el motivo de nuestras decisiones. Nos hace más libres y más responsables de nuestras acciones. Y tras haberlo pensado, estoy del todo convencida de que me gusta lo que hago y de la repercusión de mi trabajo. Y me compensa todo.

    Es cierto que la sociedad se divide entre aquellos que facilitan la supervivencia material y aquellos que saben deleitarse con lo espiritual y lo estético. Pero no coincido con la idea de que, cuanto más garantizada tiene una sociedad la supervivencia material, más demanda existe de lo “inmaterial”. Si nos referimos aquí a tener garantizado lo necesario, lo indispensable para vivir bien, de acuerdo. Pero si no, soy de la opinión de que lo material generalmente nos genera más ansiedad de poseer y no termina nunca de saciarnos. Y es así como ahogamos nuestro deseo de lo espiritual y de lo estético. Nos resulta mucho más difícil pararnos en un museo y deleitarnos con lo que vemos, así como generar ideas y transmitirlas a toda esa gente que definitivamente ha sacrificado su lado más creativo e “inmaterial”.

    ResponderEliminar
  32. Esa interrogante de por qué he elegido esta vertiente siempre tiene una misma respuesta, y es que la verdad no me imagino en otra. Desde siempre el mundo de la televisión, ha sido un mundo paralelo que continuamente ha llamado mi atención. Las historias expuestas, las incógnitas de la humanidad, el punto de vista sobre determinadas cosas de la vida misma que son expuestas en una pantalla y te adentras tanto que en realidad sientes que es real, es una de las razones por la cual me he dirigido hacia ese camino. El querer llegar a ser la productora de historias que hagan sentir eso a los demás, es un propósito de vida.

    Vicmayri Pérez

    ResponderEliminar
  33. Nunca imaginé dedicarme a otra cosa.
    Hace ya algún tiempo que terminé la carrera y tuve la suerte de empezar a trabajar en televisión rápidamente. Allí fui descubriendo poco a poco que formaba parte de un engranaje que se dedicaba a entretener a la gente, a informarle y a formar parte de sus vidas. El trabajo en la tele me ha dado muchos momentos de satisfacción personal que sé con increíble certeza que no hubiera conseguido en cualquier otro lugar. Conseguir contar en imágenes las historias que te presentan, hacer llegar a la gente las cosas que le interesan o desarrollar una historia a través de una canción en un concierto deja una pequeña impronta de la filosofía personal a personas que no conoces (y nunca lo harás) pero que se han sentido identificadas con lo que les has planteado. Es sentirte un poco inmortal cuando descubres que algo que has hecho con toda la pasión que existe ha sido disfrutado por casi un millón de personas de todo el mundo. Es estar en un sueño cuando pasas de ser espectador a ser protagonista.
    No me he dedicado a esto para trabajar en cine o televisión. Me he dedicado a esto porque quería saber cómo se podía hacer sentir a la gente lo que yo he sentido al contemplar algunas obras audiovisuales. Y esa pequeña satisfacción entierra todas las noches sin dormir por el estrés, todos los días que no he estado con la familia o los amigos por que tenía que trabajar, todos los horarios monstruosos y toda la tensión que sientes cuando tu trabajo puede ser visto por mucha gente (que conoces o que nunca conocerás).
    Ahora, en este momento de incertidumbre en el que no sé si seguiré desarrollando este trabajo, agradezco más que nunca el haber podido acercarme más a todo lo que me ha hecho disfrutar tanto. Y sinceramente, aunque acabe como un aburrido dependiente de un burguer sé con total certeza que las historias que me quedan por ver, escuchar o contar estarán esperando el momento oportuno para acercarse a mi imaginación o salir de ella.
    Por todo ello, la respuesta a la pregunta: ¿qué te llevarías a una isla desierta? es NADA. Para qué. Tengo mi imaginación y una isla desierta.

    Sergio Sidrach de Cardona García

    ResponderEliminar
  34. Siempre que me preguntan que por qué he elegido dedicarme a esto pese a las pocas salidas laborales que tiene, respondo lo mismo "no me imagino haciendo otra cosa, y es totalmente vocacional". Yo no lo sabía, pero ya desde pequeña me obsesionada con muchas películas y pasaba días enteros en mi casa leyendo revistas de cine, y viendo pelis. Obviamente, cuando llegó el momento de elegir una carrera lo tuve bastante claro, quería entrar en este "mundillo" del audiovisual, porque es lo que me hace feliz. Y, francamente, cuando miro hacia el futuro me gusta imaginarme trabajando en algo que me apasione aunque no vaya a ganar mucho dinero, hay gente sin embargo que piensa al revés, cosa que respeto pero no entiendo. Creo que esta profesión te hace tener la mente siempre activa, al contrario de muchas profesiones rutinarias, te obliga a desarrollar tu creatividad y a que te sientas muy realizado, ya que con tu trabajo eres capaz de despertar en el público diversas emociones, y a mi eso me parece de las cosas más satisfactorias que puede haber.
    Me gusta el cine y la ficción en general, porque es la única vía de escape "sana" por así decirlo, del mundo real. Y, porque sinceramente, creo que es algo que necesito en mi día a día.

    MARÍA SAINZ-TRÁPAGA

    ResponderEliminar
  35. Me dedico al audiovisual no porque busque inmortalidad, al meno no conscientemente. Tampoco quiero hacerme rico, ya me convencí de lo difícil que es. Me dedico al audiovisual porque hay un mundo de ideas dentro de mi que pide a gritos ser proyectadas a la realidad. Pero no solo en el audiovisual sino que también en la música, otra de mis pasiones. Y si no pudiera por medio de estos lo haría por medio de cualquier otro medio artístico que me lo permitiera. Para mi lo mas importante es que tengo mucho para decir.
    A la isla me llevaría, si es por unos meses: mi guitarra, el cuchillo y unos cuantos libros. Si fuera para siempre, no me llevaría nada.

    Ignacio Williams

    ResponderEliminar
  36. Me matricule en Comunicación Social (Mención Periodismo) para reforzar mi vocación empírica de informar, educar, sensibilizar a fin de crear conciencia en las personas sobre diferentes temas.
    Aunque no me he dedicado a ello en la parte estructural ( PERIODICO-TELEVISION-RADIO) si he trabajado en la parte de informar y educar atravez de una gestión social ofrecida a las comunidades por diversas instituciones ,ONG, y proyectos audiovisuales. Mi fin es trabajar un proyecto propio de investigación social creando un programa de TV en el cual pueda informar con veracidad, elocuencia y conciencia a las personas sobre temas sociales.
    Por tanto para afianzar mis conocimientos periodísticos di un giro hacia hacia la parte práctica para poder realizar mi proyecto por tanto estoy cursando un Master en Dirección y Realización el cual me permitirá conocer y poner en práctica toda la operativa de un programa detrás de las cámaras; a esto me refiero manejar cámaras ,sonido, luces, guion etc. Las tres cosas que me llevaría a la isla seria: 1-mi madre que es mi razón de vivir, 2-mis conocimientos los cuales aplicarían en cualquier situación que se me presentase, 3-lapiz y papel para poder dejar plasmada toda mi historia y travesía vivida en esa isla.

    Paola Rodriguez

    ResponderEliminar
  37. "Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia". Uso esta frase porque creo se adapta a lo que me a traído hasta aquí, sentía la ilusión de hacer un máster, pero un máster en Periodismo de Televisión, no en Series de Ficción, pero por cosas del destino estoy en ello. Es una etapa donde he aprendido un mundo de cosas nuevas y doy gracias por la oportunidad porque mas adelante se que todo lo que he aprendido podre ponerlo en practica en lo que realmente me gusta.

    ResponderEliminar
  38. La verdad es que mi país es manejado por el sistema corrupto como otros países del mundo, me inscribí en una universidad afectada por el mismo sistema y decidí inconscientemente estudiar la carrera de periodismo, lo hice con la idea de ser instrumento de gran poder para cambiar el rumbo en deterioro de las cosas, con la esencia de servir al mundo a través de mis palabras. Conocería del mundo y cambiaria mis actitudes negativas y luego marcaria la pauta para lidiar esos males a través de un medio como es el periódico, pero la verdad no calcule que sería tan difícil lograr esto. Hacer entender a través de las palabras cuesta, además de que las cosas no son lo que parece, la corrupción lo adsorbe todo y provoca que la verdadera función de una carrera solo sirva para leerla en libros y que se exponga en conferencia, eliminado el hecho de lo que verdaderamente se debe hacer. Ahora estudio Audiovisual, algo muy distinto a lo que creía que haría al graduarme, lo cual podría utilizar como ha hecho otros entretener y a través de esto llegar a la gente. Por otro lado, de irme a una isla me llevaría cuaderno lápiz y una mujer para poder escribir una historia de cómo es la isla donde la corrupción no ha dejado sus huellas.
    PEDRO JOSE HERRERA

    ResponderEliminar
  39. Pienso que el mundo audiovisual se basa en contar historias, con el objetivo de comunicar acerca lo bello o lo feo, lo bueno o lo malo que nos rodea con el fin de entretener de las personas.

    La razón por la que me dedicó a esto: es una pregunta que me he replanteado muchas veces en mi vida, la respuesta ha ido cambiando con el tiempo, pero lo que nunca a cambiado es mi deseo de expresar mis ideas de manera creativa a través del arte, cuando inicie la carrera de publicidad pensaba que solo existía un interés por seguir siendo la niña aficionada al cine y a los dibujos animados, que no deseaba dejar los dibujos. Hoy en día con la realización del máster he pasado a jugar a dirigir personas, a crear historias, ya no solo imágenes en papel sino con videos, audios y animaciones que muestren lo que deseo transmitir con el fin de provocar emociones que impulsen reacciones a quienes disfruten de mi estilo de contar historias.

    Si estuviera en una isla además de las cosas básicas de supervivencia, como todo ser creativo, para mi seria vital tener un lápiz y papel con que recrear la mente y desarrollar mi habilidades.
    HAISA LAHOZ

    ResponderEliminar
  40. ¡Me gusta contar historias! Así de simple. El lenguaje audiovisual es complejo y completo, la manera perfecta de contar. Hago esto porque mis reflexiones me provocan incógnitas existenciales, cuestiones que me gustaría compartir con el resto de mi congéneres y provocar lo mismo que en mi provoca, compartir el sentimiento, traducirlo en un sentimiento estético. Me gustaría participar de la evolución humana a través de la reflexión a partir de la viviencia estética de la humanidad ante mi trabajo. Vivir a través de mis audiovisuales y evolucionar a través del tiempo junto con la humanidad.

    ISSBEL ABREU

    ResponderEliminar
  41. Me dedico a esto, ahora aún en la fase de formación y espero que en un futuro ejerciendo la profesión, por varias razones. La más teórica, la parte más profunda, es porque me gusta estudiar el arte del audiovisual y me gusta poder plasmar esos conocimientos. Quiero trabajar con imágenes, intentar decir algo con ellas, saber analizar en profundidad un proyecto audiovisual y llegar así a saber lo que realmente nos quiere expresar el autor, no quedarme en lo superficial, porque me parece muy bonito.
    Es realmente el arte que me apasiona, ningún otro arte ha creado en mí la suficiente curiosidad como para querer saber los entresijos del mismo. Me gustaría saber desenvolverme en el audiovisual con todas las de la ley, sabiendo lo que hago, disfrutando de ello. El carácter expresivo de las imágenes, los encuadres, los simbolismos…eso es lo que me gusta.
    Por otra parte, me veo trabajando en ello, es un trabajo muy activo, tanto en la parte intelectual como en la física, por lo menos en lo que a mí me gustaría trabajar, en el rodaje en sí mismo, en el trabajo de campo, en la creación artística. Te exprime al máximo, te llena como persona, te crea satisfacciones personales, y es ambicioso.

    Susana Albalat Peraita

    ResponderEliminar
  42. Me dedico a esto para poder ejercer la creatividad y desarrollar la imaginación de una manera más completa. Creo que puedo considerarme afortunado por saber bien lo que me gusta, y con ello me refiero a la música y los sonidos.
    Bien es cierto que este ámbito queda menospreciado en el sector audiovisual pero en él se reúnen todas las artes. En esa síntesis de arte total que hablaba Wagner la música ocupa un lugar primordial también en lo audiovisual.
    De esta forma encontramos a la música como algo más de un simple refuerzo, y para eso estoy aquí, para defender la voluntad del sonido en la unión con la imagen… y con suerte para desarrollar nuevas técnicas y estudios sobre la capacidad lingüística de la música en el sector audiovisual.

    ResponderEliminar
  43. Me dedico a esto porque desde pequeña sabía que quería hacer esto. Si no lo hubiese tenido así de claro tan pronto no hubiera seguido adelante por el tema y problema de las pocas salidas. Me gusta mucho leer, muchas veces necesito abstraerme del mundo que me rodea y me estresa. Al leer me imagino en mi cabeza los personajes y lugares a mi manera, y después es cuando me gustaría aprender a plasmar esas ideas de manera que la gente pueda verlo tal cual lo veo yo en mi imaginación. Me parece una profesión, dentro del ámbito que sea, muy bonita, porque aparte de contar historias sirve para entretener a las personas, que siempre necesitan una desconexión en sus rutinas. Soy una persona muy activa y esta profesión me gusta porque es siempre trabajo en equipo. Le doy mucha importancia a las relaciones personales, las cuales son necesarias para todo ser humano, y al dinamismo en la vida.

    ResponderEliminar
  44. Hace mucho que yo misma le pregunto a la gente qué tres cosas se llevarían a una isla desierta, y ni siquiera yo lo se, ahora la he cambiado por los tres grupos de música y las tres series que verías toda tu vida.

    ¿Por qué me dedico a esto? Es fácil, aún me acuerdo cuando solo tenía 5 y 6 años y me sentaba por las noches a ver Médico de familia con mi madre, no tenía hora de irme a dormir, me dejaba quedarme hasta tarde con la condición de que no me costará levantarme. Me encantaba verla así que no tenía problema en levantarme pronto al día siguiente. También recuerdo las primeras series que me compraron en video, Celia y Farmacia de Guardia, al final me las sabía de memoria.

    Así que esa es la verdadera razón del porqué quiero dedicarme a esto, porque desde muy pequeña ya disfrutaba con las series, porque a diferencia del cine te hacen sentir a los personajes como conocidos de verdad y sientes más todo lo que les pasa. Al final forman parte de nosotros, me encanta sentarme por las noches y olvidarme de todo viendo una serie, capítulo tras capítulo, hasta el momento no me he cansado de hacerlo nunca.

    ResponderEliminar
  45. ¿Por qué me dedico a esto? La pregunta correcta sería: por qué quiero dedicarme a esto, ya que esta profesión es un túnel oscuro donde sólo unos pocos alcanzan ver la luz.

    Me gusta contar historias de manera audiovisual, que la gente las vea y el reconocimiento de éstos. Prefiero dedicar mi tiempo libre a escribir, filmar o editar a salir de fiesta o echar un polvo. Sonará friki, pero así es.

    Hace tiempo descubrí que cuando rodaba las horas se convertían en segundos, mientras que si hubiera estudiado otra carrera los segundos se hubieran convertido en horas. Todos sabemos que el tiempo pasa rápido cuando realizas una actividad que te apasiona.

    Y esa es la palabra: pasión. Me apasiona el mundo audiovisual y aunque cueste, haré lo imposible por encontrar esa luz de al final del túnel; porque "sólo se vive una vez". Esta última y malísima frase cliché se me ha ocurrido mirando el azúcar moreno del café que tengo al lado.

    ResponderEliminar